Archivo de la categoría: Auto-Liderazgo para Padres

¡¡Mentoring, Mentoring, Mentoring!!

¡Me encanta mentorizar a gente que tiene ganas de crecer, y de superarse a si misma!

Sobre todo porque no es lo mismo trabajar con gente con pasión y ganas que ha decidido invertir en su desarrollo y en su carrera profesional, que hacerlo en el mundo de la empresa donde hay mucha gente con ganas, pero también mucha sin la motivación necesaria, que va a los talleres, o participa en los proyectos, porque su jefe le ha “obligado”.

Y es que desde que el pasado mes de mayo me decidí por fin a compartir mis conocimientos y experiencia en la consultoría, estoy disfrutando mucho viendo cómo mis “mentees” implementan los modelos que comparto con ellos. Me encanta observar cómo se abren y comparten sus dudas, sus miedos, y sobre todo cómo avanzan en este camino que parece fácil echando la vista atrás, pero no es el caso cuando miras hacia adelante.

Sobre todo porque no es lo mismo trabajar por cuenta ajena para otros en algo que ya dominas, y donde te sientes valorado, que decidirte a volar en solitario, y compartir tu experiencia con el mundo y asumir que los demás van a querer contratarte. Las dudas de si seré suficientemente buen@, de si conseguiré clientes, de si podré llegar a fin de mes, no son fáciles de gestionar al principio, ni en medio, y a veces ni cuando llevas muchos años.

Por eso me ha encantado encontrar que esta innovación que he decidido emprender, tenía una respuesta más que positiva del mercado. Y sobre todo porque como consecuencia lo estamos ampliando a un nuevo servicio en inKNOWation, pero en este caso, a un Mentoring Online para Empresas de 10 a 50 Profesionales. Un segmento al que no solemos dirigirnos porque las tarifas que manejamos no suelen estar a su alcance en proyectos presenciales, pero que si lo están en formato Mentoring Online y en Consultoría Online.

Confío en que los directivos de la empresas que se apunten al Mentoring Online para Empresas tengan los mismos insights que los de mi Mentoring para Consultores, Coaches, Formadores y Terapeutas. Y es que cuando comparten sus aprendizajes con sus compañeros de viaje, el resto se anima a dar el siguiente paso fuera de su Zona de Confort y poco a poco todos van creciendo.

Es un sentimiento muy agradable y satisfactorio.

Y esto me está animando a pensar que un par de proyectos que tengo parados desde hace tiempo podrían funcionar también con esta fórmula.

El primero en el que estoy pensando es un Mentoring Online para Padres, que tengan la motivación para convertirse en los mejores padres posibles para sus hijos, y quieran ayudarles a sacar su potencial. Es un proyecto muy motivador que me llega muy de cerca porque me aplico el cuento con mis hijos, y de hecho ya he hecho un curso online (“Descubre Los Secretos Para Comunicarte Con Tus Hijos”), además de varios webinars y videos con partners, pero aún no he llevado a algo más sostenido en el tiempo.

El segundo en el que estoy pensando es Mentoring Online para Cumplidores de Sueños. Hasta ahora he creado algún videocurso, y estamos preparando nuevos, pero ahora quiero probar este otro formato que ofrece un mejor seguimiento. En este caso estoy pensando en gente que se ha decidido a hacer sus sueño realidad pero que notan que no avanzan, y que querrían contar con el conocimiento, la experiencia, el consejo y el feedback de alguien que haya hecho el camino antes que ellos. Por ejemplo, el mío.

Ninguno tiene fecha de salida por ahora, y lo que quiero es saber cómo lo ves.

Por eso me he decidido a compartir estas reflexiones contigo, y aprovecho para pedirte tu feedback.

  • ¿Te apuntarías a alguno de los dos?
  • ¿A cuál de ellos?
  • ¿Tienes la motivación suficiente para invertir una hora y media al mes de tu vida, y aplicar los aprendizajes que hagas?
  • ¿Te ves invirtiendo este tiempo y esfuerzo de forma sostenida hasta llegar a tu objetivo?
  • ¿Tienes claro en quién te quieres convertir y estás dispuest@ a no parar hasta conseguirlo?

Porque si no implementas lo que te cuento, no te dejaría estar en el Mentoring conmigo.

Quiero que la gente hable muy bien de sus resultados en cualquiera de nuestros servicios de Mentoring, y la forma de conseguirlo es asegurando que la gente que participa amplía su Zona de Confort tras cada sesión, aplicando de forma práctica lo aprendido.

Igual suena duro, pero es que el “wishful thinking” no es suficiente para transformar tu realidad.

Espero tu feedback.

Por tus resultados,

Un abrazo,

Matti

PS.- Si conoces a alguien que  pueda realmente verse beneficiado por alguno de los servicios, conviértete en esa persona que le aportó el conocimiento. 🙂

 

¿Qué nos preocupa como padres? Análisis de las respuestas

Lo primero que quiero hacer hoy es darte las gracias por tu colaboración en este proyecto que está a punto de ver la luz.

Sin tu apoyo no tendría sentido invertir recursos en él.

Por eso quiero darte las gracias. Por eso, y por ocuparte de mejorar las relaciones con tus hijos.

Y es que no sólo estás ayudando a que tus hijos vivan una vida más feliz. Lo que estás consiguiendo – desde tu aporte individual – es que tus hijos puedan convivir en un mundo mejor con los hijos de otros padres. Incluidos los míos.

Estoy convencido de que esto último conecta con el propósito de muchas de las personas que como tú se han acercado hasta aquí.

Si además has escrito tus comentarios a la pregunta que hacía en el último post, habrás ayudado a que otros padres se den cuenta de que no están solos ante las dificultades.

Hay veces que como madre/padre no encuentras la forma sana de afrontar los retos con tus hijos, y no te decides a compartir lo que te pasa porque crees que eso sólo te ocurre a ti.

¿Sólo me pasa a mi? - Matti Hemmi

Al sentirse “inadecuado/a” corres el peligro de seguir sin hacer nada para mejorar.

O peor aún. De criticarte, y de sentirte culpable por no estar haciéndolo mejor con tus hijos.

De lo que en realidad no te das cuenta es de que tú,  como la inmensa mayoría de los personas, no ha recibido ninguna formación para ejercer como padre.

Y es que después de estudiar todos los comentarios, está claro que los padres tenemos un buen número de necesidades en común. Necesidades que es posible atender de forma satisfactoria con la formación necesaria, y sobre eso quiero comentar ahora.

Gracias a la cantidad y a la calidad de las respuestas que he recibido, he tenido mucho material con el que trabajar. Tras analizarlas en detalle, las he clasificado y agrupado en cinco temáticas.

Con esta clasificación sé que no voy a cubrir todos los casos, pero si más del 80% de la casuística.

Además he dispuesto las temáticas en el orden en el que las gestiono, ya que eso ayudará a que los contenidos del programa resulten útiles para cada una de ellas.

1. La primera temática tiene que ver con los retos que los padres encontramos en la actitud de los hijos, a la hora de mejorar o potenciar su autoestima y en el desarrollo de la confianza en si mismos.

Este será sin duda alguna el punto de partida del programa, ya que influye en todas las acciones y los resultados que una persona obtiene en la vida. Por ejemplo, los resultados escolares.

En el programa contaré además cómo trabajé la actitud con uno de mis hijos después de darme cuenta de cómo influía yo en la suya, y los resultados espectaculares que han ocurrido como consecuencia.

2. La segunda temática tiene que ver con los retos relacionados con la autonomía de los hijos, su asunción de responsabilidad, el interés por su futuro, el desarrollo de criterios propios, la iniciativa y la curiosidad.

Algunos de estos aspectos (concretamente la queja y el aburrimiento) los he vivido también con mis hijos y compartiré en el programa cómo se puede trabajar, de modo que tomen conciencia de que las cosas dependen de ellos.

3. El tercer bloque de retos será el que atañe a la necesidad de perseverar, de no abandonar una tarea debido a la frustración y al refuerzo de la voluntad.

Algunos aspectos de este bloque están influenciados por la actitud, pero no exclusivamente por ella. No sé cuanto tiempo me dará, pero aquí me gustará comentar algunos puntos críticos de la metodología para cumplir objetivos/sueños.

4. En el cuarto grupo de temas he agrupado los que tienen que ver con la falta de comportamiento social, la timidez, el aislamiento y cómo los videojuegos parecen actuar como refugio para muchos jóvenes.

Este tema de los videojuegos ha salido de forma recurrente en las respuestas, y como verás en el programa este asunto lo trataré con todo el cariño que se merece. Eso sí, es importante que sepas que lo que hace falta para trabajar este apartado – y esto aplica a casi todos temas – lo habré ido construyendo a medida que avancemos por cada uno de los módulos, así que no te pierdas ninguno.

5. Y la temática que he dejado para el final es la que tiene que ver con los conflictos, la sobreprotección y cómo ayudarles para que no “fallen”.

Como podrás ver en el programa, esta última temática tiene mucho que ver con un mecanismo inconsciente que las personas utilizamos para recibir nuestro reconocimiento, aunque sea de forma negativa. Aprendiendo a manejar estas dinámicas eliminarás muchos de los problemas que han aparecido en las respuestas.

El caso es que cada una de las cinco temáticas es muy importante en si misma, y no siempre va a ser posible resolverla con un único enfoque. Por eso te animo a que hagas por estar en las cinco sesiones del programa, ya que al hacerlo irás construyendo una base de conocimiento que te ayudará a descubrir los secretos para afrontar cada dificultad. Además los ejercicios que te mandaré entre sesiones te ayudarán a reforzar lo aprendido.

En el siguiente enlace encontrarás la información del Programa:

http://www.mattihemmi.com/recursos/programa-online-auto-liderazgo-para-padres/

Estoy impaciente por empezarlo ya, pero sobre todo por leer cómo tus situaciones en casa han empezado a cambiar como consecuencia de haber participado en él.

Muchas gracias de nuevo por tu apoyo.

Un abrazo,

Matti

De Vuelta De Vacaciones

¿Ya has acabado tus vacaciones?

Espero que las hayas disfrutado.

Si no te has ido aún, ánimo que seguro que te queda poco.

Yo ya hace unos días que volví de las mías, y estoy de nuevo al pie del cañón. Pero esta vez, no es el del Colorado.

Cañón del Colorado - Matti Hemmi

Estuve mezclando bastantes días de vacaciones con unos pocos de trabajo, ¡¡y casi se me hicieron largas!! La verdad es que sienta bien volver a casa.

Pero ahora ya estoy centrado de nuevo en cómo apoyarte para superar tus próximos retos.

Por eso quiero pedirte tu ayuda.

Los próximos meses voy a generar contenido sobre distintas temáticas y por eso te iré preguntando por tus expectativas de cada una.

Algunas áreas sobre las que quiero compartir serán a título individual e incluirán:

Relación Con Los Hijos, Cohesión Interior, Alcanzar Tus Sueños, Capitalizar Tu Experiencia.

Otros en cambio tendrán más que ver con la empresa:

Innovación, Liderazgo, Trabajo En Equipo, Confrontación y Conflictos, Gestión del cambio, Cultura de Innovación, Creación De Un Nuevo Paradigma.

Y algunos aplicarán a ambos:

Autoestima, Auto-Liderazgo, Creatividad.

Estos días estoy terminando de afinar los detalles del Programa Online para Soñadores con Hijos.

Y como voy a sacarlo en breve, y no quiero dejarme nada importante en el tintero, necesito preguntarte algo para comprobarlo.

¿Cuáles son ahora los dos temas específicos más urgentes e importantes para ti en la relación con tus hijos?

(Nota:  Cuando digo específicos me refiero a comportamientos concretos que te gustaría que fueran diferentes).

Te agradeceré si escribes las respuestas en el apartado de comentarios de este post.

Te doy las gracias por adelantado.

Y en los próximos días iré colgando más información.

Un abrazo,

Matti

¡No quiero que mis hijos sufran!

¿Alguna vez tienes la sensación de que tus hijos viven como reyes?

¿Te parece que tus hijos no hacen nada, no recogen sus cosas, y tienes que ir recogiendo detrás suya?

Si es así, tengo buenas noticias para ti.

Aunque esta situación se ha podido convertir en crónica, es posible cambiarla.

Si te paras a pensarlo te darás cuenta de que te sientes un poco víctima de cómo se comportan.

Y es natural, con todo lo que haces para que ellos estén bien, y lo poco que aprecian tu esfuerzo.

¿Te resulta familiar?

Es más que probable que estés sobreprotegiendo a tus hijos. Con muy buena intención. Pero sobreprotegiéndoles al fin y al cabo.

Al haber “acordado” – sin decírselo – que tú te vas a ocupar de todo lo que ellos no hagan, has creado un hábito peligroso.

Ese hábito se ha grabado en vuestras cabezas. La tuya y la de tus hijos.

En la cabeza de tus hijos dice algo así: “Nosotros hacemos lo que siempre hacemos y Mamá o Papá se ocupan de recoger, ordenar, poner la mesa, limpiar, etc.”

En la tuya es algo como: “No quiero pelearme con mis hijos así que ya hago yo lo que ellos no hagan”.

Lo malo es que la consecuencia de ese hábito es que se repite una y otra vez, y sin darte cuenta les sigues sobreprotegiendo.

Al mantener este hábito no les invitas a crecer. Posiblemente es lo que de forma secreta – o inconsciente – no quieres que ocurra.

De paso tú consigues tus caricias positivas (las mismas de las que hablé en el último post), por ocuparte de ellos.

Sin embargo, más pronto que tarde esas caricias terminan cambiando de signo y convirtiéndose en negativas.

Eso ocurre el día que explotas y les echas en cara la situación con frases como:

– “No hacéis nada para ayudar”

– ”Parece mentira lo poco que apreciáis todo lo que hacemos por vosotros

– “Vivís como reyes

En ese momento las caricias negativas que estás dándoles - y que te das a ti mism@ - han mostrado la consecuencia de ese hábito de la sobreprotección.

Esto ocurre con frecuencia. Y se debe a no haber puesto límites a tiempo a la situación.

El “acuerdo” que hiciste con ellos no es sano. No tiene en cuenta ni tus necesidades ni las de ellos, de forma equilibrada.

Lo de las tuyas creo que está claro. Si te quejas es que no estás a gusto.

Y por eso debes incluir tus necesidades en el nuevo acuerdo que pactéis.

Pero sus necesidades de aprender a comportarse como hijos más mayores, tampoco están en el acuerdo. No las has incluido.

Probablemente porque sin saber muy bien cómo, les sigues tratando como cuando eran más pequeños.

Tus hijos necesitaron cierto tipo de apoyo cuando eran más pequeños, pero ahora ya pueden ocuparse de sus tareas en casa. Si no, no se las reclamarías.

Para poder pactar este nuevo acuerdo es fundamental que lo hagáis desde la calma, y no desde la rabia. O dicho técnicamente, desde el “Yo estoy bien, Tú estás bien”, o el “Yo gano/Tú ganas”. Eso os ayudará a todos a entender el punto de vista del otro de forma sana, sin enjuiciarla.

Al contar lo que te pasa recuerda hacerlo sin echarles nada en cara.

Cuenta cómo te sientes cuando te encuentras las cosas de cierta manera. Habla de lo que te encuentras, no de lo que ellos hacen.

Deja que hagan ellos la conexión.

Déjales que asuman su responsabilidad. No se la "embuches" como a un pavo.

Si te mantienes en el modo  “Yo gano/Tú ganas” es fácil contar las cosas con tranquilidad sin exaltarte.

Es importante que evites juzgarles.

Si les juzgas es posible que digas algo tipo: “Si es que claro, lo dejáis todo por medio”,

Al hacerlo así estarás en la actitud “Yo gano/Tú pierdes”. Y eso les invitará a entrar en la actitud “Yo pierdo/Tú ganas”, con lo cual se sentirán como víctimas. Y no asumirán su responsabilidad.

O por el contrario es posible que te imiten entrando en “Yo gano/Tú pierdes” y la riña puede ser digna de las mejores peleas de gallos.

Cuando les hayas contado de forma sana cómo te sientes, deja que ellos se expliquen, sin juzgarles.

Así les dejas espacio para asumir responsabilidad y empezar a crecer como personas.

Una vez entendidos los puntos de vista, es el momento de cambiar el acuerdo anterior. Que cada uno se comprometa a lo que es posible para él/ella y satisfaga a todos.

No es muy complicado si decides dejar de sobreprotegerles y dejarles crecer.

Puede ser doloroso aceptar que se hacen mayores, pero es inevitable.

Seguro que prefieres que tus hijos crezcan felices aprendiendo de sus padres como asumir responsabilidad, a que crezcan recordando cómo les echabas la bronca por cosas que no terminaban de entender.

Si te leíste el último post, recuerda también que les regañas para conseguir tus caricias negativas cuando no consigues las positivas.

Así que pide más caricias positivas y acéptalas con gusto.

Estoy seguro de que vas a disfrutar del cambio.

Por la familia de tus sueños,

Matti