Archivo de la categoría: Rotura de paradigmas

¿Qué Domina En Tu Vida, La Escasez O La Abundancia?

Tu forma de ver la vida está condicionada por el paradigma desde el que la percibes. Este puede ser de ABUNDANCIA o de ESCASEZ, y las consecuencias de vivirla desde una u otra son muy diferentes.

En este video te cuento un par de ejemplos de lo que esto representa, y espero que te ayude a decidir desde cuál eliges ver la vida.

Nota: te pido disculpas por la “abundancia” de viento hacia el final del video. 🙂

Por tus éxitos,

Matti

PS.- Si quieres ver más videos, aquí tienes el enlace a mi canal de YouTube. Y aquí están los videos que tenemos en el canal de inkNOWation.

Esta Es La Decisión Que Determina Cómo Vives Tu Vida. Tanto Si La Tomas Como Si No Lo Haces.

Tu Vida puede ser aún mucho más fácil y divertida, si decides aceptar que eres oficial y formalmente su Presidente.

Te guste o no, te lo creas o no, Tú ostentas el cargo de Presidente de esa empresa a la que llamas tu Vida.

Puede ser abrumador, pero es una verdad irrefutable.

Y no sólo eso. Eres su dueñ@.

Sólo Tú puedes entrar en tu mente.

Sólo Tú dejas que las ideas y los pensamientos de otros entren en ella.

Pero soy consciente de que tal vez no lo estás viviendo así.

De que aún no hayas decidido ocupar el puesto de máximo responsable.

Puede que la programación (educación) que recibiste cuando aún no tenías conciencia de cómo funciona esto, haya hecho que creas que los demás pueden liderar tu vida. Que pueden entrar y salir de tu mente a su antojo, dejando en ella cosas que tú no quieres y no puedes controlar.

Entiendo que lo puedas experimentar así, pero esa no es la forma en la que la mente funciona cuando asumes el cargo.

Si crees que son otros los que lideran tu vida, es porque aún no has decidido hacerte cargo de ella.

Si quieres cambiar esto, te invito a que tomes conciencia de que es imposible que alguien sepa todo lo que estás pensando o sintiendo en este momento.

Se pueden acercar, pueden intuirlo por tu rostro, tus palabras o tu comportamiento, pero sólo Tú lo sabes a ciencia cierta.

Sólo Tú sabes qué cosas alojas en ese maravilloso regalo que recibiste al nacer.

Ese regalo que representa tu cerebro y su sistema operativo al que llamamos mente.

Y por tanto, sólo Tú decides qué planes tienes para tu futuro.

Sólo Tú Lideras Tu Vida - Matti HemmiLo que ocurre es que a menudo estos planes los decides inconscientemente al no pararte a pensar en ellos. 

Y aquí el peligro es creer que tu futuro será una replica de tu pasado. Y si está siendo como quieres, puede estar bien. Sin embargo, pueden ser aún mucho mejor. Tienes mucha más experiencia que antes.

Si aún no crees que tienes y puedes ejercer el cargo de Presidente de tu vida, y que puedes diseñar planes maravillosos para tu futuro, y quieres cambiar esa creencia, lo primero que necesitas hacer es tomar la decisión de creer que sólo Tú puedes entrar en tu mente.

Una vez tomada la decisión a nivel profundo, empezarás a ver evidencias de que es así.

Para que esta decisión produzca los efectos deseados, necesitas añadirle emoción al proceso.

Siente la decisión, visualízala en el teatro de tu mente, y conecta con las emociones agradables que eso genera.

Si te cuesta, aplaza antes el juicio.

Dile a tu juez interior que en este momento no le necesitas.

Vuelve a visualizar la decisión y conecta con las sensaciones y emociones que emergen de tu interior.

A partir de este punto, es desde donde tú estableces qué quieres conseguir en tu vida, y qué vas a hacer para conseguirlo.

O dicho de otra manera, qué vas a hacer para entrar en el club de los Triunfadores. De las personas que cumplen sus sueños.

Para ello ya sabes que necesitas mantenerte en la actitud “Yo estoy OK, Tú estás OK” cuanto más tiempo mejor. Confío en que hayas podido comprobar el impacto que tiene cada día que te ubicas en ella.

Esto te ayudará a seguir reforzando la imagen que tienes de ti. Tu Autoestima.

¿Ya has notado mejoras? Si no es así, practica a darle vacaciones a tu juez interior. Déjale que descanse.

La mejora de la Autoestima es un proceso que implica darte cuenta de los juicios que haces sobre tu persona, y para eso necesitas irte conociendo cada día un poco más.

Cuando llames de vuelta a tu juez interior, ponle a trabajar juzgando tus juicios. Al hacerlo, juzga tus comportamientos, pensamientos y emociones, pero sin juzgar tu ser, que ya está OK.

Confío en que además habrás invertido tiempo ya el Inventario de Logros. Te sugiero que lo leas cada vez que notas un bajón emocional. Te ayudará a potenciar tu Autoestima.

Otra forma de mejorarla, y de juzgar tus juicios, es escribir cada día los que haces sobre ti.

Anótalos según te des cuenta, y revísalos. En el momento si puedes, o al final del día. Si son positivos, mantenlos. Si son limitantes o negativos, elige un nuevo juicio sobre ti. Crea una opinión positiva y busca las evidencias que la soportan.

Si por ejemplo te has equivocado al hacer algo nuevo, y te has insultado por “fallar”, cámbialo por algo como: “Soy valiente y me atrevo a aprender. Esto me permite crecer y saber cada día más”.

A medida que vayas interiorizando estos dos ingredientes, te resultará más fácil incorporar a la receta el tercer ingrediente que necesitas para sentirte parte del club de los Triunfadores.

Se trata de la Confianza que tienes en ti mism@.

Si confías en ti como persona, confiarás en tu intuición. Eso te ayudará a confiar en tu capacidad de aprender, a confiar en tus criterios poderosos y a la hora de desechar los limitantes que usabas porque te daban certeza. Confiarás en tus planes. Confiarás en general en tus capacidades para conseguir lo que te propongas.

Poco a poco aprenderás a confiar en el proceso.

En función de tu nivel de Confianza, sentirás más o menos miedo ante los retos que te plantees. A veces les llamarás “desconfianza”.

Lo que necesitas para seguir aumentándola es conocerte mejor.

Necesitas darte cuenta de cómo lideras tu vida, qué cosas te dices, cómo juzgas la realidad, qué cosas no aprecias porque no las ves.

Este viaje del autoconocimiento es una aventura maravillosa que hace que te sientas Presidente, propietari@ y protagonista de tu Vida.

Al avanzar por él vas a notar cómo es mucho más fácil mantenerte en la Actitud “+/+”, potenciar tu Autoestima y disparar tu Confianza.

Cuando no sepas algo, la Confianza que tengas en ti te ayudará a confiar en tu capacidad de aprender.

Esto te permitirá avanzar y al hacerlo aumentarás la Confianza específica para adquirir los conocimientos y habilidades que necesitas para superar los retos que tienes por delante.

Así irás acelerando el cumplimiento de tus sueños.

Para ayudarte en este camino, esta misma semana vas a recibir información del programa que he preparado para que sepas más sobre porqué te comportas, piensas y haces como lo haces. Esto te ayudará a disfrutar como nunca de este viaje que te va a llevar a sentirte parte del club de los Triunfadores por méritos propios.

Porque según vayas aplicando los conceptos que en el te enseño, y hagas los ejercicios que he preparado para ti, vas a:

  • interiorizar lo aprendido y te va a resultar mucho más fácil mantenerte en la actitud “YO Estoy OK, Tú Estás OK”,
  • multiplicar tu Autoestima al entender qué hacías, y cómo, para mantenerla baja y cómo liderar tu personalidad para que no pare de crecer de forma poderosa,
  • sentir cómo tu Confianza crece cada día mientras tus miedos dejan de frenarte y se convierten en algo cada vez más anecdótico,
  • dejar de criticar a tu ser y aprender a analizar y mejorar tus comportamientos, emociones y pensamientos de forma que transformes tu experiencia en una fuente constante de crecimiento,
  • aprender distinciones que explican cómo mantenerte en el asiento del conductor dirigiendo tu vida por la ruta que saque lo mejor de ti y te ayude a acelerar el cumplimiento de tus sueños.

Estos aprendizajes que vas a poder llevar a cabo son los mismos que yo he hecho a lo largo de mi carrera personal y profesional, como directivo, como consultor, como autor, como soñador, y en la que llevo invertidos más de 20 años y muchos miles de euros, y que ahora he condensado para ti.

En los próximos días podrás acceder al programa que transformará la forma en que ves la realidad.

Espero que estés dispuest@ a emprender el viaje, y confío en que pronto me cuentes cómo estás consiguiendo los triunfos que anhelas.

Por tus sueños,

Matti 

Participo Como Ponente en el 48º Congreso Internacional de AEDIPE

El viernes 24 de octubre me han invitado a participar como ponente en el 48º Congreso Internacional de AEDIPE en el que se van a reunir muchas de las personas que se ocupan de conseguir que la gente saque su talento adelante, y consiga transformar su realidad en resultados que les beneficien a ellos y a su entorno.

Matti Hemmi en 48 Congreso Internacional AEDIPE

El lema del congreso me encanta: “Transformar La Energía En Talento”. Y aún más algunos de los títulos de las sesiones paralelas que se van a celebrar: “Transformación y Personas”, “Transformación y Organización”.

Y digo que me encanta, porque como ciudadanos ya hemos transformado muchos de nuestros hábitos, y vamos al paso con el cambio de época. Muchos usamos internet para hacer la reserva de vuelos, comprar libros, o alquilar coches. Usamos también Skype para conversar con nuestros seres queridos. Hacemos fotos con el smartphone, con el que también  nos orientamos con el GPS, o incluso controlamos la calidad de nuestro sueño. Si algo no nos gusta lo twiteamos, y mantenemos nuestras relaciones actualizadas con amigos que hace años que no vemos, vía redes sociales.

Pero cuando entramos en el rol de profesionales, de lunes a viernes, en demasiadas empresas seguimos actuando como si nada hubiese cambiado. La confianza que mostramos como ciudadanos se convierte en miedo a no ser aceptados (o peor aún, a ser despedidos). Y eso lastra  a las organizaciones y coarta la generación de resultados extraordinarios. Y esto se debe a la falta de evolución/transformación de muchas culturas empresariales.

Sin duda este 48º Congreso de AEDIPE puede ayudar a marcar un antes y un después, y es para mi un buen síntoma de que las organizaciones están empezando a tomar conciencia de la importancia de transformar sus ecosistemas para ayudar a las personas (en su rol de profesionales) a sacar lo mejor de si mismos.

Ha llegado la hora de transformar las culturas empresariales en generadoras de magníficas experiencias de usuario (UX) para los de dentro y los de fuera. Y esto va a permitir que los que se adelanten en esta apuesta, vean plasmados su atrevimiento en mejores retornos de su inversión.

Si quieres saber más sobre el Congreso, clica aquí:

http://48congresoaedipe.com/programa/agenda

Espero verte por allí.

Por tus sueños,

Matti

¡No quiero que mis hijos sufran!

¿Alguna vez tienes la sensación de que tus hijos viven como reyes?

¿Te parece que tus hijos no hacen nada, no recogen sus cosas, y tienes que ir recogiendo detrás suya?

Si es así, tengo buenas noticias para ti.

Aunque esta situación se ha podido convertir en crónica, es posible cambiarla.

Si te paras a pensarlo te darás cuenta de que te sientes un poco víctima de cómo se comportan.

Y es natural, con todo lo que haces para que ellos estén bien, y lo poco que aprecian tu esfuerzo.

¿Te resulta familiar?

Es más que probable que estés sobreprotegiendo a tus hijos. Con muy buena intención. Pero sobreprotegiéndoles al fin y al cabo.

Al haber “acordado” – sin decírselo – que tú te vas a ocupar de todo lo que ellos no hagan, has creado un hábito peligroso.

Ese hábito se ha grabado en vuestras cabezas. La tuya y la de tus hijos.

En la cabeza de tus hijos dice algo así: “Nosotros hacemos lo que siempre hacemos y Mamá o Papá se ocupan de recoger, ordenar, poner la mesa, limpiar, etc.”

En la tuya es algo como: “No quiero pelearme con mis hijos así que ya hago yo lo que ellos no hagan”.

Lo malo es que la consecuencia de ese hábito es que se repite una y otra vez, y sin darte cuenta les sigues sobreprotegiendo.

Al mantener este hábito no les invitas a crecer. Posiblemente es lo que de forma secreta – o inconsciente – no quieres que ocurra.

De paso tú consigues tus caricias positivas (las mismas de las que hablé en el último post), por ocuparte de ellos.

Sin embargo, más pronto que tarde esas caricias terminan cambiando de signo y convirtiéndose en negativas.

Eso ocurre el día que explotas y les echas en cara la situación con frases como:

– “No hacéis nada para ayudar”

– ”Parece mentira lo poco que apreciáis todo lo que hacemos por vosotros

– “Vivís como reyes

En ese momento las caricias negativas que estás dándoles - y que te das a ti mism@ - han mostrado la consecuencia de ese hábito de la sobreprotección.

Esto ocurre con frecuencia. Y se debe a no haber puesto límites a tiempo a la situación.

El “acuerdo” que hiciste con ellos no es sano. No tiene en cuenta ni tus necesidades ni las de ellos, de forma equilibrada.

Lo de las tuyas creo que está claro. Si te quejas es que no estás a gusto.

Y por eso debes incluir tus necesidades en el nuevo acuerdo que pactéis.

Pero sus necesidades de aprender a comportarse como hijos más mayores, tampoco están en el acuerdo. No las has incluido.

Probablemente porque sin saber muy bien cómo, les sigues tratando como cuando eran más pequeños.

Tus hijos necesitaron cierto tipo de apoyo cuando eran más pequeños, pero ahora ya pueden ocuparse de sus tareas en casa. Si no, no se las reclamarías.

Para poder pactar este nuevo acuerdo es fundamental que lo hagáis desde la calma, y no desde la rabia. O dicho técnicamente, desde el “Yo estoy bien, Tú estás bien”, o el “Yo gano/Tú ganas”. Eso os ayudará a todos a entender el punto de vista del otro de forma sana, sin enjuiciarla.

Al contar lo que te pasa recuerda hacerlo sin echarles nada en cara.

Cuenta cómo te sientes cuando te encuentras las cosas de cierta manera. Habla de lo que te encuentras, no de lo que ellos hacen.

Deja que hagan ellos la conexión.

Déjales que asuman su responsabilidad. No se la "embuches" como a un pavo.

Si te mantienes en el modo  “Yo gano/Tú ganas” es fácil contar las cosas con tranquilidad sin exaltarte.

Es importante que evites juzgarles.

Si les juzgas es posible que digas algo tipo: “Si es que claro, lo dejáis todo por medio”,

Al hacerlo así estarás en la actitud “Yo gano/Tú pierdes”. Y eso les invitará a entrar en la actitud “Yo pierdo/Tú ganas”, con lo cual se sentirán como víctimas. Y no asumirán su responsabilidad.

O por el contrario es posible que te imiten entrando en “Yo gano/Tú pierdes” y la riña puede ser digna de las mejores peleas de gallos.

Cuando les hayas contado de forma sana cómo te sientes, deja que ellos se expliquen, sin juzgarles.

Así les dejas espacio para asumir responsabilidad y empezar a crecer como personas.

Una vez entendidos los puntos de vista, es el momento de cambiar el acuerdo anterior. Que cada uno se comprometa a lo que es posible para él/ella y satisfaga a todos.

No es muy complicado si decides dejar de sobreprotegerles y dejarles crecer.

Puede ser doloroso aceptar que se hacen mayores, pero es inevitable.

Seguro que prefieres que tus hijos crezcan felices aprendiendo de sus padres como asumir responsabilidad, a que crezcan recordando cómo les echabas la bronca por cosas que no terminaban de entender.

Si te leíste el último post, recuerda también que les regañas para conseguir tus caricias negativas cuando no consigues las positivas.

Así que pide más caricias positivas y acéptalas con gusto.

Estoy seguro de que vas a disfrutar del cambio.

Por la familia de tus sueños,

Matti

Ponencia “La innovación que tus clientes esperan”

Este lunes 11 de noviembre presentaré la ponencia “La innovación que tus clientes esperan” en un evento en colaboración con AXA Exklusiv.

Si quieres entender algunas de las razones por las que las organizaciones están perdiendo competitividad, y cómo sus líderes pueden empezar a generar la innovación que hará felices a sus clientes y les traerá mejores resultados económicos,  no dejes de pasarte por allí este lunes.

Matti Hemmi - La innovación que tus clientes esperan

El evento será a las 19:00 en el Auditorio AXA (Edificio AXA, Fuente de la Mora, 1, Madrid) .

Espero verte por allí.