Archivo de la etiqueta: contrato

No Confundas Quién Eres, Con Lo Que Piensas, Sientes O Haces

Una de las habilidades que enseñamos a la gente que quiere aprender creatividad e innovación es aplazar el juicio. Eso les permite seguir observando la realidad, captar nueva información y retrasar el etiquetado de lo que están recibiendo.

Pero esta habilidad no sólo vale para esos campos. También es fundamental para aquellos que quieren mejorar su auto-liderazgo. En este video verás cómo esta habilidad puede ayudarte a dejar de caer en la confusión de mezclar quién eres realmente, con lo que piensas, sientes o haces.

Espero que lo disfrutes y me cuentes si te ha servido.

Por tus éxitos,

Matti

PS.- Si quieres ver más videos, aquí tienes el enlace a mi canal de YouTube. Y aquí están los videos que tenemos en el canal de inkNOWation.

¿Qué Domina En Tu Vida, La Escasez O La Abundancia?

Tu forma de ver la vida está condicionada por el paradigma desde el que la percibes. Este puede ser de ABUNDANCIA o de ESCASEZ, y las consecuencias de vivirla desde una u otra son muy diferentes.

En este video te cuento un par de ejemplos de lo que esto representa, y espero que te ayude a decidir desde cuál eliges ver la vida.

Nota: te pido disculpas por la “abundancia” de viento hacia el final del video. 🙂

Por tus éxitos,

Matti

PS.- Si quieres ver más videos, aquí tienes el enlace a mi canal de YouTube. Y aquí están los videos que tenemos en el canal de inkNOWation.

“La Regla Del Minuto”

¿Te cuesta alcanzar tus objetivos a pesar de dedicarle tiempo a tu formación, de leer libros e incluso de invertir en recibir apoyo de profesionales?

¿Qué es lo que te cuentas como consecuencia de esa sensación de frustración que posiblemente se apodere de ti cuando te das cuenta de que no estás yendo a la velocidad que querrías?

Una de las lecciones que he aprendido en los últimos años es que lo importante no es cuantos libros leas, o  cuanta formación hagas o incluso cuanto inviertes en tu desarrollo. Lo crítico es cuantos conocimientos, habilidades y comportamientos nuevos desarrollas para avanzar hacia tus objetivos.

Y cuando digo “desarrollas”, me refiero a cuanto practicas. Esto es, cuanto tiempo y energía dedicas a pasar por las distintas fases del ciclo del aprendizaje. A pasar del “inconscientemente incompetente”, al “conscientemente incompetente”, siguiendo por el “conscientemente competente” para acabar siendo “inconscientemente competente”.

El secreto está en practicar lo aprendido y así ampliar tu Zona de Confort. Y una de las mejores formas de conseguirlo es hacerlo hasta que se conviertan en hábitos; o al menos, practicarlos lo suficiente como para que luego te salgan solos cuando los necesites.

Sin embargo mucha gente que lee libros, asiste a formaciones o recibe diversas formas de apoyo vía coaching, mentoring o counselling no encuentra el tiempo para llevar esta práctica a buen puerto.

Quieren poder dedicarle el tiempo que se merece, y esa misma decisión es su trampa para no empezar.

Y el caso es que les entiendo porque yo también he caído numerosas veces en ese “agujero”. Una de las formas que me ha ayudado a evitarlo ha sido la de aplicarme la “Regla del Minuto”.

En este video te cuento de forma sencilla en qué consiste.

Espero que tú también te la apliques y pronto me cuentes tus progresos.

Por tus “minutos” dedicados a lo que realmente quieres,

Matti

PS.- Si quieres ver más videos, aquí tienes el enlace a mi canal de YouTube. Y aquí están los videos que tenemos en el canal de inkNOWation.

¿Qué Más Quieres Que Termine Mañana? ¿Y Qué Quieres Que Empiece?

 

Está a punto de terminar el año, y es un buen momento para plantearte qué más quiere que termine en tu vida.

– “Que va a terminar ¿qué?“

– “¿Te refieres a que algo se puede acabar?”

– “¡No, por favor!, que todo siga igual.”

Bueno, igual estoy exagerando y no te ha sonado tan mal esto de que algo termine.

Es curioso porque en general parece que no nos gusta que se acaben las cosas.

Sin embargo yo no he dicho nada de que lo que se acabe deba ser “algo bueno”.

De hecho a lo que me refiero es a:

¿qué “algo que no te gusta” quieres que termine ahora que se acaba el año?.

Piénsalo, ¿hay algo que no te gusta en tu vida, y que te gustaría que se acabase?

Hasta eso parece que da vértigo, ¿no?.

Si ya has leído antes algunos de mis posts, o has visto el video “¿Te Atreves A Soñar?” podrás imaginar que la razón de que esto sea así tiene que ver con el miedo, y concretamente con el miedo a la pérdida.

Y es que incluso ese “algo que no te gusta” te genera certidumbre. Y no sólo psicológica. También fisiológica.

Las emociones que te producen ese “algo que no te gusta” han creado un hábito en tu cuerpo. 

Me explico.

Como a tu mente ese algo no le gusta, esto implica que tendrás alguna creencia limitante al respecto. Esta creencia genera a su vez pensamientos limitantes que se convierten en emociones desagradables.

Y estas emociones son en realidad química que, como dice la canción, “corre por tus venas”.

Cada vez que conectas con ese “algo que no te gusta” repites el proceso. Y de tanto repetir esa secuencia, las células de tu cuerpo se han habituado a que les llegue ese cóctel.

Nota: Si la descripción te parece poco creíble, o te suena demasiado forzada, te recomiendo la lectura del libro “La biología de la creencia” de Bruce Lipton.

¿Y qué ocurre cuando en tu cuerpo se establece el hábito?.

Pues que si le dejas sin el shot al que - inconscientemente - le has habituado, se siente mal.

Por eso no quieres que se acabe nada.

No quieres sentir el “mono”.

Pero ahora que ya lo sabes, tienes la posibilidad de ayudar a tu mente y a tu cuerpo a llevar mejor ese vacío.

¿Cómo?

Muy sencillo. Eligiendo con qué quieres sustituir eso que se acaba.

Si lo piensas es genial. Puedes elegir qué quieres que se acabe, porque no te gusta, y con qué quieres sustituirlo.

Lo único que te queda por decidir es, cuáles son esos dos “algos”.

Si no sabes qué puedes elegir, te doy algunas pistas.

Puedes elegir una emoción, un comportamiento, una actitud, o incluso un hábito. Si quieres puedes incluso elegir un nuevo rol.

De forma más concreta puedes elegir, p.e.:

-       “no enfadarte cuando las cosas no van como quieres”

-       “dejar de estar triste cuando no te hacen caso”

-       “no criticar a los que no piensan como tú”

-       …

Sólo tienes que decidirlo, y a partir de ahí empezar a actuar en consecuencia.

Por muy difícil que te pueda parecer, el primer paso es siempre el mismo:

Toma la decisión. 

Eso luego implicará nuevos pasos, y nuevas acciones, pero de momento te vale con que des ese primer paso.

Confío en que acabes el año decidiendo terminar algo, y sustituirlo con algo mejor.

Por tus sueños.

Matti

El Secreto Para Convertir Tu Sueño En Realidad

¿Ya has decidido qué acciones vas a llevar a cabo esta semana para avanzar hacia tu sueño?

Recuerda que no tiene que ser un paso enorme.

Y si te das cuenta sólo te estoy preguntando por algo sencillo.

No te pregunto si has tomado acción.

Tampoco te pido que lo hagas.

Sólo te pregunto si has tomado la decisión de llevar acciones a cabo.

Si no es así, es muy probable que sea porque no has aprendido todavía el secreto para hacerlo realidad.

Y es bien sencillo.

El secreto para convertir tu sueño en realidad es, …, tomar la decisión de conseguirlo.

Decidir que vas a cumplirlo.

Pero no de boquilla.

Es necesario que lo decidas a nivel profundo.

Para ello has de conectar con tu interior, con tu yo más profundo, y decidir que lo vas a convertir en realidad.

Al hacerlo, sentirás la diferencia en tu interior. Necesitas tomar la decisión con emoción. Verte consiguiéndolo.

Así tu cuerpo segregará los neurotransmisores, y las hormonas que graben en tu cuerpo químicamente que esto va en serio.

En cuanto lo hagas sentirás algo diferente. Sentirás la energía que trae la alegría de verte consiguiendo lo que quieres.

Por eso la decisión no debe hacerse sin conectar con tu interior, con tu sueño, con tus emociones.

Una vez que lo decidas de esta manera, tu sueño pasará de tener estatus de “sueño” a estatus de “proyecto”.

En ese momento tu inconsciente recibirá la orden de que esto es algo que quieres hacer de verdad. 

Y a partir de ese instante, cada día hará para buscar evidencias de que estás avanzando. Y te enseñará para que le prestes atención y así tu consciente se lo crea más, y refuerces la confianza en ti mism@ y en tu capacidad para conseguirlo.

Es cuestión de química. Y no metafóricamente.

Al decidirlo con la emoción necesaria, segregarás las sustancias químicas que hacen que el cuerpo registre la experiencia con intensidad.

Y cuanto más a menudo conectes con esa decisión a nivel profundo - como mínimo te recomiendo que sea cada día - más veces enviarás ese cóctel maravilloso a tu riego sanguíneo. Y más te lo creerás.

Poco a poco las acciones de cada día, de cada semana, traerán evidencias de que estás avanzando hacia tu sueño.

En función de lo complejo que sea el sueño, y de la calidad de las acciones que tomes, tardarás más o menos tiempo en incorporar tu nuevo proyecto a tus logros.

Si tomas la decisión, de verdad, es inevitable que ocurra.

Recuerda, es sólo una decisión.

Y debe ser de esas que tomas con todas las consecuencias.

Como ha pasado con otros logros en tu vida, tu sueño será una realidad cuando pase a formar parte de tu zona de confort.

Esa es la razón por la que necesitas ampliarla.

Y para eso necesitas tomar la decisión.

Al hacerlo te darás el permiso para hacerla crecer con nuevas acciones. Pero recuerda que no vale con pensar en ello.

Necesitas tomar la decisión.

Por tus sueños,

Matti

P.S.- La decisión se tarda poco en tomar. Si te cuesta tendrá que ver con tu autoestima, o tu confianza. Aquí puedes encontrar información sobre un programa que puede ayudarte a mejorar esa situación.