Archivo de la etiqueta: decisiones

Las Consecuencias De Las Consecuencias

Hoy quiero invitarte a pensar sobre las consecuencias de las consecuencias de las decisiones que tomas.

¿Sabes esa historia que cuenta la importancia de llevar un bolígrafo contigo, porque así podrás tomar notas cuando escuches consejos útiles?

¿Y que si tomas notas, podrás aprender?.

¿Y que si aprendes, podrás ampliar tu Zona de Confort y conseguir un mejor trabajo o crear tu propia empresa?

¿Y que si consigues un mejor trabajo o creas tu propia empresa, podrás ganar más dinero?

¿Y que si ganas más dinero, podrás viajar más?

¿Y que si viajas más, podrás conocer más lugares y apreciar mejor la vida?

….

Y así hasta tomar conciencia de las consecuencias de las consecuencias de algunas buenas decisiones.

En este video te cuento mi propia versión utilizando algunos de los conceptos que me gusta compartir.

Por tus decisiones, y tu toma de conciencia de sus consecuencias!!!

Un abrazo,

Matti

Si quieres ver más posts como este date una vuelta por el blog.

Y si sólo quieres ver los videos suscríbete a mi canal de YouTube.  Además te invito a ver también los videos que tenemos en el canal de inKNOWation.

 

El Secreto Para Convertir Tu Sueño En Realidad

¿Ya has decidido qué acciones vas a llevar a cabo esta semana para avanzar hacia tu sueño?

Recuerda que no tiene que ser un paso enorme.

Y si te das cuenta sólo te estoy preguntando por algo sencillo.

No te pregunto si has tomado acción.

Tampoco te pido que lo hagas.

Sólo te pregunto si has tomado la decisión de llevar acciones a cabo.

Si no es así, es muy probable que sea porque no has aprendido todavía el secreto para hacerlo realidad.

Y es bien sencillo.

El secreto para convertir tu sueño en realidad es, …, tomar la decisión de conseguirlo.

Decidir que vas a cumplirlo.

Pero no de boquilla.

Es necesario que lo decidas a nivel profundo.

Para ello has de conectar con tu interior, con tu yo más profundo, y decidir que lo vas a convertir en realidad.

Al hacerlo, sentirás la diferencia en tu interior. Necesitas tomar la decisión con emoción. Verte consiguiéndolo.

Así tu cuerpo segregará los neurotransmisores, y las hormonas que graben en tu cuerpo químicamente que esto va en serio.

En cuanto lo hagas sentirás algo diferente. Sentirás la energía que trae la alegría de verte consiguiendo lo que quieres.

Por eso la decisión no debe hacerse sin conectar con tu interior, con tu sueño, con tus emociones.

Una vez que lo decidas de esta manera, tu sueño pasará de tener estatus de “sueño” a estatus de “proyecto”.

En ese momento tu inconsciente recibirá la orden de que esto es algo que quieres hacer de verdad. 

Y a partir de ese instante, cada día hará para buscar evidencias de que estás avanzando. Y te enseñará para que le prestes atención y así tu consciente se lo crea más, y refuerces la confianza en ti mism@ y en tu capacidad para conseguirlo.

Es cuestión de química. Y no metafóricamente.

Al decidirlo con la emoción necesaria, segregarás las sustancias químicas que hacen que el cuerpo registre la experiencia con intensidad.

Y cuanto más a menudo conectes con esa decisión a nivel profundo - como mínimo te recomiendo que sea cada día - más veces enviarás ese cóctel maravilloso a tu riego sanguíneo. Y más te lo creerás.

Poco a poco las acciones de cada día, de cada semana, traerán evidencias de que estás avanzando hacia tu sueño.

En función de lo complejo que sea el sueño, y de la calidad de las acciones que tomes, tardarás más o menos tiempo en incorporar tu nuevo proyecto a tus logros.

Si tomas la decisión, de verdad, es inevitable que ocurra.

Recuerda, es sólo una decisión.

Y debe ser de esas que tomas con todas las consecuencias.

Como ha pasado con otros logros en tu vida, tu sueño será una realidad cuando pase a formar parte de tu zona de confort.

Esa es la razón por la que necesitas ampliarla.

Y para eso necesitas tomar la decisión.

Al hacerlo te darás el permiso para hacerla crecer con nuevas acciones. Pero recuerda que no vale con pensar en ello.

Necesitas tomar la decisión.

Por tus sueños,

Matti

P.S.- La decisión se tarda poco en tomar. Si te cuesta tendrá que ver con tu autoestima, o tu confianza. Aquí puedes encontrar información sobre un programa que puede ayudarte a mejorar esa situación.

¿Qué es el Análisis Transaccional?

El Análisis Transaccional, o AT, es una teoría de la personalidad, dentro de la psicología humanista. Fue concebido por el psiquiatra canadiense Eric Berne a partir de los años ’50, y hoy en día es aplicado en el campo de la psicoterapia, del counselling , de la educción y por supuesto, de las organizaciones. Es sobre este último campo sobre el que versa este blog.

El AT es una psicología social, formada por una filosofía, un cuerpo teórico, y una serie de potentes herramientas. Su aplicación en la empresa va dirigida tanto al crecimiento y cambio personal, como al desarrollo de las organizaciones hacia “comportamientos organizacionales saludables”.

El objetivo fundamental del AT es que las personas alcancen su autonomía.

En terminología transaccionalista, se considera que una persona es autónoma cuando ha actualizado sus estrategias personales para desenvolverse en la vida, eliminando comportamientos limitantes (comportamientos históricos, no adecuados al momento presente) que asumió en la infancia.

La autonomía se define como conciencia, espontaneidad y capacidad de entrar en contacto con su intimidad (desde la cual una persona puede reconocer, y ocuparse de, sus necesidades emocionales).

La idea fundamental de la filosofía del AT es que las personas “nacemos bien”. Berne decía que cuando llegamos al mundo somos príncipes y princesas, y que a través de decisiones tempranas nos convertimos en…. ranas.

En inglés, se utiliza la terminología “yo estoy ok, tu estás ok (yo estoy bien, tú estás bien)”, para explicar esta idea fundamental. Este es de hecho el título de un conocido libro de AT escrito por Thomas Harris, a veces considerado poco ortodoxo, pero en cualquier caso, muy divulgativo.

Los principales conceptos en los que el AT fundamenta su cuerpo teórico son los siguientes: los estados del yo, las transacciones, la teoría del guión de vida, la posición existencial, los juegos psicológicos, la teoría de caricias, y la estructuración del tiempo.

Desde la filosofía del AT se detaca que las personas somos responsables de nuestras propias vidas, que tenemos la capacidad de pensar y decidir (no es que seamos así, es que estamos siendo así), que creamos nuestro destino a base de decisiones, y que estas decisiones las podemos cambiar. En definitiva, que las personas podemos cambiar.

Para conseguir ese cambio es necesario primero, que tomemos conciencia de estas decisiones. La mayoría de estas decisiones son tomadas en la infancia, por lo que en muchas ocasiones no saldrán fácilmente a la superficie de nuestra conciencia. Especialmente si fueron tomadas en la etapa pre-verbal.

El AT nos dará luego una serie de conocimientos y herramientas que nos permitirán entender como se ha construido nuestra personalidad, cuales son nuestros diálogos internos, cómo mantenemos nuestros comportamientos limitantes, cómo interactuamos con otros, cómo entramos en conflicto, y también, cómo poder accionar los cambios necesarios para ir modificando aquellos comportamientos que nos restan poder.

Esta es sólo una breve introducción, pero si estás interesado en aplicar el AT a tu organización, no dudes en contactar conmigo: matti.hemmi@inknowation.com. Estaré encantado de compartir mi experiencia y conocimientos con tu equipo.